esaBaL: EL MUNDO EN GUERRA.

sábado, 7 de junio de 2008

EL MUNDO EN GUERRA.




La destrucción del país de los cedros.


Los trágicos días de barbarie y destrucción que hoy me dispongo a relatar a mí manera -influenciado por los medios occidentales, pues son casi toda mi fuente de información-, ocurrieron con anterioridad en el tiempo, exactamente el caluroso verano del año 2006.
El 12 de julio de ese mismo año, mientras el autor de este pobre relato o artículo - no sé ni como llamarlo-, disfrutaba de sus merecidas vacaciones anuales en su ciudad natal, a miles de kilómetros el grupo de resistencia chií libanés Hezbolá “ Partido de Dios ”, anunciaba a través de su canal de televisión que sus hombres habían hecho una incursión en territorio de Israel, enfrentándose a una patrulla del todopoderoso ejército de Israel, matando a 8 soldados y capturando -depende para quién secuestrando- a 2 soldados más. (Ehud Goldwaser y Eldad Regev).

El primer ministro de Israel -el criminal de guerra Ehud Olmert- culpabilizó rápidamente y sin perder tiempo al gobierno del Líbano por no controlar y desarmar a las milicias, en especial a Hezbolá. Se creyó capaz de hacerlo él mismo y en respuesta lanzó a su todopoderoso ejército contra el Partido de Dios, en la fracasada operación “Recompensa Justa”.


¿ En qué consistió dicha operación? Pues en una ofensiva al más puro estilo imperial por tierra, mar y aire sobre este histórico y bíblico país bañado por el Mediterráneo.
¿ Y el objetivo de dicha operación? El rescate de los dos soldados capturados por Hezbolá y la de sus compañeros fallecidos, y el ya mencionado desarme de la milicia. Y ambos objetivos resultaron imposibles de cumplir, a causa de la heroica tenacidad, resistencia y organización de los motivadísimos combatientes de Hezbolá.
Como los grandes ejércitos no pueden permitirse perdidas humanas de cara a sus respectivas opiniones públicas y el todopoderoso ejército de Israel las estaba teniendo en los primeros días de guerra -cuando intentaban rescatar a los capturados y recuperar los cuerpos de los soldados fallecidos por la incursión de Hezbolá-, rápidamente de cambió de estrategia y optaron por la formula imperial: la de la destrucción y la venganza ciega y pasaron a la destrucción del Líbano desde los cielos y desde los mares con el propósito de aterrorizar a la población civil para que dejasen de apoyar a Hezbolá. Otro estrepitoso fracaso.


Otra de las desagradables sorpresas con las que no contaba el gobierno del corrupto Olmert y su todopoderoso ejército, era con los mejoradísimos cohetes “ Katiusha” de los combatientes de Hezbolá con los que aterrorizaron el norte del estado de Israel, cosa que no había ocurrido con anterioridad en los conflictos que precedieron a este. Tampoco se esperaba el todopoderoso ejército de Israel el impacto de un misil anti-buque contra uno de sus barcos de guerra, causando la muerte de cuatro de sus soldados que lo tripulaban y numerosos daños materiales.


Después de más de tres semanas de guerra, el nerviosismo y el pánico ante la nueva situación de la opinión pública de Israel era evidente y está exigía resultados y nuevamente mandaron a la infantería a territorio libanés, pero solo de pudieron adentrar seis míseros kilómetros en el interior del Líbano y nuevamente fueron repelidos por los aguerridos combatientes de Hezbolá.
El conflicto se prolongó hasta el mes de agosto, y el día 14 de ese mes se entró un alto el fuego.
Una vez más, para no perder la costumbre la comunidad internacional y los hombres y mujeres libres del mundo, permitimos cometer ese atroz crimen y contemplamos sin ni siquiera pestañear a la destrucción parcial del Líbano.


El triste balance de esta nueva guerra de un mes en Oriente Medio es de 1187 muertos y más de 4060 heridos por parte libanesa y por parte de Israel da más de 116 soldados muertos y 450 heridos. También se contabilizaron bajas entre la población civil de Israel, durante la lluvia de Katiushas. 43 civiles inocentes muertos.


P.D. Aparte de las trágicas y lamentables perdidas humanas por ambos bandos, este conflicto trajo consigo el fin de la invencibilidad del todopoderoso ejército de Israel, y elevo a la categoría de ser mitológico al carismático líder de Hezbolá y a la categoría de héroes a sus combatientes, a ojos de buena parte del mundo musulmán.
Todo el conflicto, indudablemente fue retransmitido como si de un espectáculo deportivo se tratará por los fraudulentos y corruptos medios de desinformación de occidente. Siempre sin mostrar las verdaderas consecuencias de la guerra.

No hay comentarios:

Loading...